Bienvenidos a Peregrinus, un espacio en el que encontrarse con el arte a través de hermosas fotografías. Todas las imágenes han sido tomadas por mí. Salgo de excursión siempre que puedo, visitando castillos, fortalezas, monasterios, palacios y museos, los lugares que más me gustan. Espero que este pequeño rincón os haga pasar un rato agradable. ¡Muchas gracias por vuestra visita!


En Albi: Catedral de Sainte-Cécile

Dedicada a Santa Cecilia, fue construida entre 1282 y 1390 en una región que, a comienzos del siglo XIV, había formado el epicentro de la herejía albigense. Aunque el rey de Francia y la iglesia católica triunfaron e impusieron su hegemonía sobre el Languedoc, el legado de violencia y recelos permaneció. Quizá por esta razón, Albi, a diferencia de otras catedrales francesas, fue concebida más como una fortaleza que como una iglesia, y no hay duda de que las ideas de defensa y desafío pesaron en la formulación de su idiosincrático diseño. Externamente, la catedral tiene algo de fortaleza y se sirve ampliamente del repertorio de la ingeniería militar. El profundo zócalo se eleva hasta un empinado talud o muro inclinado. Del zócalo parten las caras vistas de los contrafuertes, disimuladas como torrecillas semicirculares. Las ventanas son prudentemente estrechas y el parapeto amatacanado sobre ménsulas proporciona protección adicional (Información extraída de Cómo construir una catedral, de Malcolm Hislop).














Ubicación geográfica


Visita: 04/06/2014


6 comentarios :

  1. Otro enclave fundamental de la historia cátara. La catedral de Albi impresiona por su sobriedad y su aspecto imponente de fortaleza sobre el río Tarn. Y el interior, sin duda, la hace merecedora del título de una de las catedrales más bonitas que he visto nunca.

    ResponderEliminar
  2. Yo también la considero una de las catedrales más bonitas y espectaculares que he visto. En mi top 3 se sitúan, de momento, la de Saint-Denis de París, el Duomo de Milán y la de Albi.

    ResponderEliminar
  3. Realmente espectacular... y las fotografias que has hecho son una muestra excelente, Beldz. Cuando se ven obras como esta se tiene la impresión de que la gente de antaño era de otro mundo. Muy bella la catedral y muy bella y entrañable la ciudad de Albi.

    ResponderEliminar
  4. Albi tiene rincones preciosos; al menos los que vimos. Es una ciudad que nos enamoró. ¡Yo repetiría! Muchas gracias por tus comentarios, Ona ;)

    ResponderEliminar
  5. Pues ciertamente parece una fortaleza por fuera, aunque en plan impresionante en lugar de austera! Y por dentro es espectacular, con esas pinturas y detalles :o

    ResponderEliminar
  6. Raist, antes de ir a Albi, yo sólo conocía la catedral por fuera (y ya me parecía espectacular). Cuando entré en su interior, casi me dio algo. Las imágenes no le hacen justicia. Cada rincón está decorado. No sabes en qué lugar poner los ojos porque abruma tanta belleza. Y el coro gótico es uno de los más bonitos que he visto. Tanto Albi como su catedral es de visita obligada si se viaja por esta región de Francia :)

    ResponderEliminar